Los ingresos por alquiler de vivienda deben declararse en la declaración de la renta como rendimientos de capital inmobiliario. Estos rendimientos deben incluir el alquiler bruto percibido durante el año, es decir, el alquiler sin deducir ningún tipo de gasto.

Para poder deducir los gastos incurridos en el alquiler de la vivienda, es necesario cumplir con algunos requisitos:

  • La vivienda debe ser una segunda residencia y no la vivienda habitual del propietario.
  • Los gastos deben ser necesarios y estar justificados por la actividad de alquiler.
  • Los gastos deben estar documentados y acreditados mediante facturas o recibos.

Los gastos que se pueden deducir incluyen:

  • Los gastos de mantenimiento y conservación de la vivienda, como reparaciones, reformas, etc.
  • Los gastos de gestión y administrados, como el pago de comisiones a una inmobiliaria o el pago de seguros.
  • Los intereses de préstamos hipotecarios contratados para adquirir, reformar o mejorar la vivienda.

Es importante tener en cuenta que los ingresos por alquiler de vivienda están sujetos a impuestos. La tasa aplicable depende del tramo del rendimiento del capital inmobiliario al que corresponda el importe de los ingresos.

Para más información sobre cómo declarar los ingresos por alquiler de vivienda, es recomendable consultar con un asesor fiscal o con la Agencia Tributaria.

¿Cuándo estoy obligado a declarar un alquiler?

En general, estás obligado a declarar los ingresos por alquiler de vivienda si cumples con alguna de las siguientes condiciones:

  • Percibes ingresos por alquiler por importe superior a 1.000 euros anuales.
  • La vivienda es tu segunda residencia y no tu vivienda habitual.
  • La vivienda es una propiedad inmobiliaria y no una vivienda habitual en régimen de propiedad horizontal.

Es importante tener en cuenta que, aunque no estés obligado a declarar los ingresos por alquiler de vivienda, es recomendable hacerlo para poder deducir los gastos incurridos en el alquiler y para no tener problemas con la Agencia Tributaria.

Para más información sobre cuándo estás obligado a declarar los ingresos por alquiler de vivienda, es recomendable consultar con un asesor fiscal o con la Agencia Tributaria.

¿Cuánto tengo que pagar a Hacienda por alquilar una habitación?

Los ingresos por alquiler de vivienda están sujetos a impuestos y deben declararse en la declaración de la renta como rendimientos de capital inmobiliario. La tasa aplicable depende del tramo del rendimiento del capital inmobiliario al que corresponda el importe de los ingresos.

En general, para calcular la cantidad que debes pagar a Hacienda por alquilar una habitación, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Calcula el alquiler bruto percibido durante el año, es decir, el alquiler sin deducir ningún tipo de gasto.
  2. Aplica la tasa correspondiente al tramo del rendimiento del capital inmobiliario al que corresponda el importe de los ingresos. La tasa aplicable puede variar dependiendo del tipo de alquiler y de la cantidad de ingresos percibidos.
  3. Calcula el importe de los impuestos a pagar restando los impuestos soportados y las deducciones aplicables.

Es importante tener en cuenta que para poder deducir los gastos incurridos en el alquiler de la habitación, es necesario cumplir con algunos requisitos:

  • La habitación debe ser una segunda residencia y no la vivienda habitual del propietario.
  • Los gastos deben ser necesarios y estar justificados por la actividad de alquiler.
  • Los gastos deben estar documentados y acreditados mediante facturas o recibos.

¿Cómo meter el alquiler en la declaración de la renta?

Para incluir los ingresos por alquiler de vivienda en la declaración de la renta 2022, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Accede al servicio de presentación telemática de la declaración de la renta a través de la web de la Agencia Tributaria o de un software de presentación de declaraciones.
  2. Selecciona la opción de «Rendimientos de capital inmobiliario» en la sección de «Rendimientos del trabajo, actividades económicas y rendimientos del capital» del formulario de declaración.
  3. Introduce el importe del alquiler bruto percibido durante el año, es decir, el alquiler sin deducir ningún tipo de gasto.
  4. Indica si la vivienda es tu segunda residencia o tu vivienda habitual.
  5. Selecciona la opción de «Vivienda arrendada» en el apartado de «Tipo de rendimiento».
  6. Añade el resto de información solicitada en el formulario, como el número de días que se ha alquilado la vivienda durante el año, el número de habitaciones, etc.
  7. Si quieres deducir los gastos incurridos en el alquiler de la vivienda, debes seleccionar la opción de «Sí» en el apartado de «¿Quiere aplicar las deducciones por arrendamiento de vivienda?» y añadir el importe de los gastos justificados y documentados en el apartado correspondiente.
  8. Realiza el cálculo del impuesto a pagar restando los impuestos soportados y las deducciones aplicables.
  9. Verifica que toda la información introducida es correcta y envía la declaración de la renta.

Es importante tener en cuenta que para poder deducir los gastos incurridos en el alquiler de la vivienda, es necesario cumplir con algunos requisitos:

  • La vivienda debe ser una segunda residencia y no la vivienda habitual del propietario.

¿Cómo Hacienda sabe de alquiler no declarado?

La Agencia Tributaria puede tener conocimiento de ingresos por alquiler no declarados de diversas maneras:

  • A través de inspecciones tributarias: La Agencia Tributaria puede realizar inspecciones tributarias para comprobar que se está cumpliendo con las obligaciones tributarias. Durante estas inspecciones, los inspectores pueden solicitar información y documentación sobre los ingresos percibidos por el alquiler de viviendas.
  • A través de denuncias anónimas: La Agencia Tributaria puede recibir denuncias anónimas sobre posibles casos de fraude fiscal, incluyendo el alquiler no declarado.
  • A través de comparaciones con otras bases de datos: La Agencia Tributaria puede comparar los datos declarados en la renta con otras bases de datos, como el Registro de la Propiedad, el Registro de Arrendadores o el Registro de Arrendatarios. Si se detectan discrepancias, la Agencia Tributaria puede investigar el caso.
  • A través de la actividad de inteligencia fiscal: La Agencia Tributaria cuenta con una unidad de inteligencia fiscal que se dedica a detectar posibles casos de fraude fiscal. Esta unidad puede utilizar diversas técnicas de investigación y análisis de datos para detectar el alquiler no declarado.

Es importante tener en cuenta que el incumplimiento de las obligaciones tributarias, como la no declaración de ingresos por alquiler, puede acarrear sanciones y multas. Por ello, es recomendable cumplir con todas las obligaciones tributarias y declarar todos los ingresos percibidos.

Audio tutorial para empezar en la inversión inmobiliaria y empezar a generar rentas.
Para descargarte el Audio tutorial, PINCHA EN EL SIGUIENTE ENLACE.