Renovation Permits 101

Permisos de Renovación 101

Primero, no te desanimes

obteniendo un permiso de construcción para su proyecto es quizás uno de los pasos más temidos en el proceso de renovación del hogar. El costo adicional, el tiempo, el papeleo y la burocracia de las regulaciones de la ciudad a menudo hacen que uno se sienta tentado a pasar por alto el proceso en su totalidad. Más preocupante, los propietarios deben ser conscientes de que obtener un permiso de construcción podría provocar una reevaluación del valor de su propiedad, lo que a su vez podría aumentar los impuestos a la propiedad.

Aunque es más probable que ciertas renovaciones provoquen un aumento de los impuestos sobre la propiedad (p. ej., proyectos que aumenten los pies cuadrados o el espacio habitable), muchos tipos de proyectos populares presentan un bajo riesgo de aumento de impuestos (p. ej., la mejora de espacios existentes). Si los impuestos son una preocupación importante, comuníquese con la oficina correspondiente de su municipio local, antes de comenzar su proyecto, para obtener una mejor comprensión de la probabilidad de que el valor de su casa pueda ser reevaluado. Independientemente de cuáles puedan ser sus inquietudes iniciales, es imperativo comprender el papel inherente que cumplen los permisos y la protección de responsabilidad crítica que pueden proporcionar.

El propósito de los permisos

El objetivo principal de los permisos es proteger a los propietarios de viviendas mediante la validación de los métodos subyacentes del trabajo clave realizado por los contratistas. Los permisos son un paso importante para garantizar que los cambios realizados en su propiedad cumplan con los estándares existentes establecidos por el gobierno de la ciudad. Los inspectores, que deben aprobar estos cambios permitidos, validarán el trabajo de su contratista y le darán la tranquilidad de que la propiedad cumple con los códigos y ordenanzas de construcción vigentes y requeridos. La mayoría de los contratistas éticos no realizarán trabajos en una propiedad sin los permisos requeridos, ya que esto seguramente pondrá en riesgo su posición profesional dentro de la industria de la construcción. Los contratistas con licencia recibirán fuertes multas o, en algunos casos, perderán sus licencias si realizan trabajos sin obtener los permisos necesarios antes de la construcción.

El proceso de obtención de permisos también puede ayudar al propietario a tomar conciencia de los problemas subyacentes. Por ejemplo, si falla una inspección, el trabajo no puede continuar hasta que los defectos conocidos se corrijan y se vuelvan a inspeccionar. El contrato debe indicar explícitamente que el contratista seguirá todos los códigos de construcción estatales y municipales según lo dispuesto. El proceso de permisos e inspección también facilitará la detección temprana de defectos de construcción. El descubrimiento proactivo de problemas ahorrará tiempo, dinero y dolores de cabeza a los propietarios de viviendas, ya que es más fácil y menos doloroso solucionar los problemas a mitad del proyecto que corregirlos una vez que se ha completado el proyecto.

Los riesgos de no obtener permisos

piénsalo dos veces NO obtener un permiso cuando sea necesario. Las sanciones por remodelar sin los permisos requeridos podrían ser más que solo financieras. El trabajo no permitido podría impedir la venta de su casa o, en el peor de los casos, resultar en tiempo en la cárcel.

Los compradores bien informados saben que deben verificar los permisos para nuevas adiciones y remodelaciones recientes antes de proceder a un contrato de compra. Si decide construir sin los permisos requeridos, y si un inspector llama a su puerta, se le pedirá que cierre su proyecto. En muchos casos, la ciudad puede exigir que se demuele cualquier parte del proyecto, si el trabajo no cumple con las ordenanzas de zonificación y el código de construcción requeridos. En el peor de los casos, el incumplimiento de los códigos de construcción puede dar lugar a penas de cárcel en algunos estados. No caiga en la tentación de correr este riesgo.

Sin embargo, existen excepciones legítimas a los requisitos para obtener permisos. Por ejemplo, algunas jurisdicciones pueden otorgar más flexibilidad para proyectos de bricolaje realizados por propietarios que planean vivir en la misma propiedad durante un período mínimo específico. Por el contrario, las normas y los requisitos de permisos tienden a ser más estrictos y exigentes para los proyectos destinados a facilitar una venta a corto plazo. Siempre recomendamos que se tome los permisos de extracción con seriedad e involucre de manera proactiva a su agencia de permisos local para comprender sus opciones y requisitos de manera responsable.

Proyectos que normalmente requieren un permiso

Aunque los códigos de construcción varían según la jurisdicción, normalmente se requiere un permiso para los proyectos de renovación que involucran cambios en el espacio actual de una propiedad, plomería, electricidad, HVAC o la adición de nuevas ventanas. Los proyectos que exceden el alcance de la reparación básica o las mejoras estéticas a menudo requerirán un permiso, como por ejemplo: modificar o eliminar muros de carga; techo nuevo; nuevas estructuras externas; piscinas enterradas; porches y terrazas; y trabajos de cemento, como aceras y entradas de vehículos.

Pasos para obtener un permiso

  1. Consulte con el sitio web del gobierno de su ciudad para determinar qué proyectos requieren permisos
  2. Determine si usted o su contratista deben obtener el permiso. Si el contratista retira el permiso, asegúrese de hacer una copia de toda la documentación para que sus registros se archiven con los documentos de propietario de vivienda. Si su jurisdicción local permite que el propietario o el contratista obtengan los permisos, asegúrese de comprender las implicaciones de esta asignación de responsabilidad.
  3. Si el dueño de la casa tira del permiso, protégete y contrata SOLAMENTE un contratista general autorizado para realizar el trabajo. En muchos estados o municipios, esto lo indemnizará de cualquier obligación legal con respecto a lesiones financieras o personales en el lugar de trabajo.
  4. Confirme el número de inspecciones y criterios de trabajo por permiso, y coordine estas inspecciones con el cronograma general del proyecto.
  5. Después de la inspección final, presente una copia del Registro de Inspección, que detalla las fechas y el trabajo realizado, firmado por el inspector de la ciudad, los recibos del permiso y cualquier otra documentación en sus archivos para transferirla al próximo propietario.

¿Todavía no está convencido de la importancia de los permisos de extracción?

Recomendamos leer algunas historias de la vida real sobre personas que pasaron por alto el proceso de permisos, en Cuentos de precaución de los no autorizados. En última instancia, es la elección del propietario, pero asegúrese de comprender completamente los riesgos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.